Consigue un GRATIS bomba de calor por valor de 3000 libras, con pedidos antes del verano

Las piscinas enterradas pueden ser un gran complemento para cualquier jardín.

Proporcionan un lugar donde refrescarse en verano, entretener a los invitados y crear un oasis de relajación.

Sin embargo, no todo el mundo tiene el espacio o el presupuesto para una gran piscina. Ahí es donde entran las piscinas pequeñas enterradas.

Ofrecen todas las ventajas de una piscina más grande, pero a menor escala. Pueden diseñarse para que quepan en casi cualquier jardín trasero, lo que las convierte en una opción estupenda para quienes disponen de poco espacio.

A la hora de diseñar una piscina enterrada pequeña, hay que tener en cuenta varios factores. En primer lugar, tendrá que determinar el tamaño y la forma de la piscina. Esto dependerá del espacio disponible en su jardín trasero, así como de sus preferencias personales.

Las piscinas redondas u ovaladas son una opción popular para los patios pequeños, ya que permiten aprovechar al máximo el espacio disponible. Las piscinas rectangulares también son una buena opción porque pueden diseñarse para encajar en espacios estrechos o con formas extrañas.

Una vez que haya decidido el tamaño y la forma de su piscina, es hora de considerar los materiales. Hay varias opciones entre las que elegir: hormigón, fibra de vidrio y revestimiento de vinilo. El hormigón es una opción duradera y resistente, pero puede resultar caro y requerir más mantenimiento que otros materiales. Las piscinas de fibra de vidrio son fáciles y rápidas de instalar y están disponibles en una gran variedad de formas y tamaños. Las piscinas con revestimiento de vinilo son una opción asequible, pero puede que no sean tan duraderas como otros materiales.

A la hora de diseñar una piscina enterrada pequeña, las posibilidades son infinitas. Aquí tienes algunas ideas para inspirarte:

1. Piscina

Si le gusta nadar para hacer ejercicio, una piscina de chapoteo es una gran opción para un patio pequeño. Estas piscinas largas y estrechas están diseñadas para nadar largos y pueden construirse en varios tamaños.

2. Piscina de cócteles

Una piscina de cóctel es una piscina pequeña y poco profunda, perfecta para relajarse y socializar. También es una gran opción para quienes tienen niños pequeños, ya que el agua no es demasiado profunda.

3. Piscina de inmersión

Una piscina de inmersión es una piscina pequeña y profunda diseñada para refrescarse en los días calurosos. También son una gran opción para quienes desean una piscina pero no disponen de mucho espacio.

4. Piscina natural

Si busca un aspecto más natural, piense en una piscina natural. Estas piscinas están diseñadas para integrarse en el paisaje circundante y suelen estar rodeadas de plantas y otros elementos naturales.

5. Piscina en forma de riñón

Una piscina en forma de riñón es un diseño clásico perfecto para un patio pequeño. Proporciona un lugar para nadar y relajarse, al tiempo que añade interés visual al espacio.

6. Piscina cuadrada

Una piscina cuadrada es una opción sencilla y moderna para un patio pequeño. Es fácil de construir y mantener, y puede diseñarse para que quepa en casi cualquier espacio.

7. Piscina de hidromasaje

Si busca un oasis de relajación, piense en una piscina spa. Estas pequeñas piscinas están diseñadas para relajarse, con bancos incorporados y chorros para masajes.

A la hora de diseñar una piscina enterrada pequeña, hay que tener en cuenta varios factores. Tendrá que determinar el tamaño y la forma de la piscina, así como los materiales y elementos de diseño. Con un poco de creatividad e inspiración, puede crear una piscina bonita y funcional que realzará su jardín durante años.